Saltar al contenido

Milagros de San Pancracio a lo largo de los siglos

Milagros de San Pancracio

Existen varios testimonios de milagros de San Pancracio a lo largo de los siglos.

Milagro de San Pancracio en Turín

En Pianezza, Turín, el 12 de mayo de 1450, un granjero de nombre Antonio Casella, cuando cortaba el césped, su esposa le llevo comida y de forma inesperada cortó uno de los pies de ella. Ambos muy angustiados y desconsolados, rezaron a Dios Todopoderoso y sus suplicas fueron escuchadas por la presencia de una visión celestial: era un niño que prometía la sanidad de Dios, pero a cambio pidió que se construyera en ese lugar una señal de adoración.

Luego se procedió a construir una torre primitiva, pero comenzaron a llegar muchos peregrinos y se incluyó dentro de una pequeña iglesia, la cual era cuidada por un ermitaño, con el tiempo se convirtió en un santuario en honor a San Pancracio.

Milagro de San Pancracio en la Segunda Guerra Mundial

Otro de los milagros de San pancracio fue el de un joven militar, italiano, cuando el 2 de julio de 1943, cruzaba la plaza del pueblo, observo a un niño frente a la puerta de la Iglesia que abría y cerraba los brazos hacia el cielo. Esto sucedió la segunda guerra Mundial cuando la ciudad de este joven se encontraba bajo el ataque más intenso

Este joven se preocupó por el niño y le pidió en varias oportunidades que se refugiarse en la iglesia, pero sus recomendaciones no eran escuchadas, pero como el país se encontraba bajo el ataque, continuo su camino al aeropuerto, luego del bombardeo, los militares regresaron para asegurarse de lo que había hecho el joven.

Cuando entro a la iglesia y alzo los ojos al altar de la patrona, de inmediato reconoció en una estatua la apariencia del niño que había observado cerca de la puerta de la iglesia, san Pancracio elimino las bombas que habían sido lanzadas por los aliados del país.