Saltar al contenido

Gozos en honor de San Pancracio

Gozos en honor a san Pancracio

Gozos en honor del glorioso joven mártir San Pancracio, especial abogado para alcanzar de Dios la salud, el trabajo o el dinero.

¿Qué son los gozos?

Los gozos son una forma de liturgia popular practicada en actos de devoción colectiva, que alaban las excelencias de la Virgen, de Nuestro Señor, o de los Santos, pero siempre tratándose de una devoción concreta. 

Gozos en honor a San Pancracio pidiendo trabajo y salud

“A ti, ¡oh Niño Mártir!

vengo desvalido;

trabajo y salud

humilde te pido.”

De padres paganos

Y nobles nacidos,

Dios quiso tomarte

pronto a su servicio,

y quedaste huérfano

desde jovencito,

bajo La tutela

de tu tío Dionisio,

que aumentó tus bienes

cultivó tu espíritu,

y de tu talento

notando el prodigio,

te condujo a Roma,

entre los patricios,

a vivir la vida

de los nobles ricos.

Con él te alojaste

junto al Palatino,

en un gran palacio

donde el Papa San Sixto

encontró un refugio

contra él paganismo.

Tú le socorriste,

le prestaste asilo,

y por ser humano

y caritativo,

fuiste iniciado

en la fe de Cristo,

y purificaste

tu alma en el bautismo,

y ardiendo en la llama,

del amor divino, negaste airado

los dioses gentílicos.

Por tu fortaleza

y por tu heroísmo,

más propio de un hombre

qué propio de un niño;

por tu caridad

con el Papa Sixto;

por la ruda prueba

de verte cautivo,

y ver en tus brazos

morir a tu tío,

“a ti, ¡oh Niño Mártir!

vengo desvalido;

trabajo y salud

humilde te pido.”

Cargan de cadenas

tu cuerpo vencido;

respiras un aire

escaso y mefítico;

duermes en el suelo,

peor que un mendigo,

sufres hambre y sed,

tú, que eras tan rico;

tú, que tenías cien

palacios magníficos,

los más blandos lechos,

los mejores vinos,

vajillas de oro,

banquetes opíparos,

y miles de esclavos

para tu servicio.

Todas tus riquezas

las has repartido;

ya no tienes nada,

ni bienes ni amigos,

pero en tu alma fuerte

llevas escondido

el tesoro inmenso

de la fe de Cristo.

Por seguir sus pasos

todo lo has perdido;

la cárcel te guarda,

te aguarda el martirio,

y todo lo aceptas

con santo heroísmo

resignado, humilde,

sereno y contrito,

con los ojos siempre

en el cielo fijos.

Por tus sufrimientos

en prisión cautivo,

y por la entereza

sin par de fu espíritu,

“a ti, ¡oh Niño Mártir!

vengo desvalido;

trabajo y salud

humilde te pido.”

Sabiendo el tirano

de quién era hijo,

manda que en el acto

le lleven al niño;

primero con ruegos,

con halago y mimo,

intenta apartarle

del santo camino,

y al ver que no puede

lograr disuadirlo,

une a la amenaza

el más vil cinismo,

y cruel le condena

a horrible martirio,

si de ser cristiano

no abjura allí mismo.

Pero el niño heroico,

puesta su fe en Cristo,

no cede al halago,

ni cede al castigo,

y, en la Vía Aurelia,

un verdugo indigno

corta la cabeza

al excelso niño,

que a Dios da las gracias

al rendir su espíritu.

“a ti, ¡oh Niño Mártir!

vengo desvalido;

trabajo y salud

humilde te pido.”

Gozos en honor a San Pancracio pidiendo trabajo y salud en PDF

Aquí podrá descargar un PDF con los Gozos a San Pancracio alabando su santidad.

Gozos en honor a San Pancracio pidiendo trabajo y salud en MP3

Ponemos a su disposición un archivo de audio con los gozos a San Pancracio para que los pueda descarga u oír directamente en la web